Este pueblo mágico es simplemente un lugar de ensueño, un escape a la naturaleza; puedes tomarlo desde el lado aventurero por todas las actividades extremas que puedes realizar, o por el lado relajante que te ofrecen sus hermosos paisajes.

Se encuentra en el Estado de México, a unos cuantos kilómetros de la Ciudad de México. Es un destino agradable para quienes disfrutan convivir con la naturaleza y alejarse del ajetreo de la ciudad.

Situado en medio del bosque, cientos de casitas con techos de teja roja rodean un espectacular lago en torno al cual giran gran parte de las actividades del lugar, en donde se pueden dar paseos en lancha, velero o yate.

Pero no todo es el contacto con la naturaleza, este paradisiaco lugar también cuenta con sofisticados hoteles y restaurantes, así como clubes de golf.

Para comenzar tu recorrido por este maravilloso lugar, puedes dirigirte al Jardín Principal en donde encontraras un hermoso kiosko central, asimismo, el Jardín está rodeado de los mejores restaurantes, en donde podrás probar los platillos típicos de esta región.

Frente al Jardín Principal se encuentra la Parroquia de San Francisco, la cual es considerada el templo más alto de México. A unos cuantos kilómetros de la iglesia descubrirás el santuario Piedra Herrada de las mariposas Monarca, que migran desde Canadá año tras año y que al llegar aquí, cierran con broche de oro esta gran experiencia natural.

Si lo que quieres es tener una vista maravillosa de todo lo que Valle de Bravo tiene para ofrecerte, el Mirador la Peña es el sitio ideal. Desde su cresta, podrás disfrutar de un espectáculo único del lago, pueblo y residencias. No te lo puedes perder.

Pero si tu intención es disfrutar un poco más del lado salvaje que te ofrece este pueblo mágico, te aconsejamos que te dirijas a la famosa Cascada Velo de Novia, a tan sólo 15 minutos de Valle de Bravo.

Para seguir con este recorrido, puedes subir hasta el Monte Alto o Divisadero en cuatrimoto y hacer parapente para disfrutar una maravillosa vista del lago.

También hay paseos a caballo, en bicicleta y montañismo. Te sugerimos, que al llegar a Valle de Bravo te dirijas a los módulos de atención a turistas en donde varios lugareños te ofrecen tours que incluyen visita a las cascadas, paseos en yate o velero, recorridos en bicicleta, caballo o cuatrimoto. Muchos de estos tours son económicos y te ayudan a conocer gran parte del lugar.

Finalmente, te recomendamos visitar el Mercado de Artesanías para que lleves a casa algún recuerdo de tu visita a Valle de Bravo.

 

Fuentes: Consejo de Promoción Turística, México

México Desconocido, Valle de Bravo

Expedia, Valle de Bravo

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *